Nunca tanto como en el siglo XIX quedó demostrado que el cabello podría ser la expresión exterior del pensamiento. En la primera mitad del siglo, la corriente literaria, que después será toda una forma de pensamiento, es el romanticismo. Esta palabra tiene más que ver con una expresión filosófica que con el sentimiento romántico. Es la completa oposición a las ideas de la Ilustración, el otro extremo del racionalismo lógico del siglo XVIII. El romance es un género literario que tiene características de fantástico, ideal, alejado de la realidad cotidiana. El racionalismo del siglo XVIII creía en un mundo con leyes mecánicas en un universo sin misterios más allá de lo conocido, y en una vida artificial concentrada en las ciudades, con un optimismo centrado en sentirse en uno de los mejores mundos posibles. El romanticismo ve misterios por todos lados, es irracional, dudoso y conflictuado, prefiere la soledad y el sentimiento de nostalgia, prefiere la naturalidad y la liberación de las estructuras sociales. Y el cabello, en la primera mitad del siglo, será así: desordenado, seco, sin productos artificiales, sin ostentación; es decir, una expresión del sentido de libertad individual y una sugestión de no-pertenencia a nada uniformado. De los modelos clásicos de la estética griega de finales del siglo XVIII se pasa a una búsqueda de la estética medieval. El romanticismo ve con más agrado los misterios del oscurantismo que los intentos de explicación de la Era de la Razón. En los primeros años del siglo XIX los hombres usaban el cabello con este estilo y no se veían casi barbas.

EL HERMOSO BRUMMELL  

George Bryan Brummel fue un verdadero "dandy" de la primera época del siglo XIX. Nació en Londres en 1778 y murió a los 61 años en Caen, Francia. Fue el dictador de la moda de la corte de la Regencia británica y de toda la sociedad inglesa. Puso de moda el moderno traje con corbata que usan hoy todos los hombres. Todo su estilo completo, su cabello y sus vestimentas y modales eran imitados por todos los ingleses de la época. Puso también de moda el bañarse, afeitarse y lavarse los dientes todos los días. El se bañaba en leche, como la reina Cleopatra. Rompió con toda la excentricidad heredada del siglo anterior y favoreció un estilo de colores planos, sobrios y elegantes. El decía que tenía el arte de pasar "notoriamente desapercibido" ("conspicuosly inconspicuous"). Le llevaba 5 horas vestirse y prepararse para salir a la calle. Fue amigo del entonces Príncipe de Gales, que luego fue el rey Jorge IV. Hizo del "dandysmo" la profesión de su vida y dilapidó una fortuna. Murió pobre y ayudado por una pensión que le pasaban sus amigos, en Francia, refugiado de la persecución en Inglaterra de sus acreedores.

 

El estilo de cabello de las mujeres fue, durante el período del Imperio Napoleónico, que coincidió con el Georgiano y la Regencia en Inglaterra, es decir, la primera década del siglo, un estilo neoclásico con inspiración en la Antigua Grecia. Usaban rizos en la frente y cerca de las orejas, y atado en un nudo o rodete en la nuca; solían adornarlo con cintas o diademas. Después de 1820 comienzan a usar el cabello partido al medio y con bucles sobre las orejas. En esta época todas las mujeres usaban para salir a la calle un sombrero o un bonete. A los estilos de cabello femenino de esta época se los ha llamado también los "Jane Austen's hairstyles", por la difusión que tuvieron posteriormente sus novelas y los filmes hechos sobre ellas, como la famosa "Orgullo y Prejuicio" ("Pride and Prejudice") de 1813. 

Cerca de 1835 los estilos de cabello de las mujeres son un poco más elaborados y los hombres comienzan a usar bigotes y barbas:

 

LA ERA VICTORIANA:

La Reina Victoria de Inglaterra gobernó desde 1837 hasta 1901. El período fue llamado "era victoriana" por las particulares características que tuvo. Fue una época de gran expansión industrial y científica, durante la cual Gran Bretaña se posicionó como la nación más poderosa del mundo, con el imperio colonial más grande. La moral victoriana se distinguió por tener principios rígidos y estrictos. Los estilos de cabello, tanto en hombres como en mujeres, variaron a traves de las décadas de este período.

Los hombres, desde 1840 hasta aproximadamente 1865, usaron el cabello más o menos largo, y se pusieron de moda los bigotes, los grandes mostachos, las patillas, y las barbas en punta. También estuvo de moda el estilo puritano del siglo XIX, sin bigotes y con patillas y una barba corta, como Abraham Lincoln.

 

 

Después de 1860, y hasta fin del siglo, los cabellos se fueron usando más cortos, pero las barbas, y especialmente los mostachos, siguieron usándose. Los caballeros usaban distintos tipos de ceras y aceites para mantener sus mostachos en forma, incluso armazones que se ponían durante la noche para conservar la forma del bigote. Hacia el final del siglo muchos eligieron tener sus rostros completamente afeitados y el cabello corto. De todos los productos usados para acondicionar y fijar el cabello, como el aceite de oso o el bay rum, el más popular fue sin duda el aceite de macasar. Fabricado con una mezcla de aceite de coco, aceite de palma y aceite de unas flores llamadas "ylang-ylang", los avisos publicitarios de la época prometían "fortalecer y hacer crecer el cabello, así como también acondicionarlo y darle forma". Debido a que muchos caballeros usaban el aceite de macasar, se acostumbraba poner en el respaldo de las sillas o sillones una protección "anti-macasar", que era un pedazo de tela que absorbía las manchas de aceite que dejaban.

 

 

"EL ARTE DE LA BELLEZA", DE LOLA MONTEZ

Eliza Rossana Gilbert, Condesa de Landsfeld, más conocida por su nombre artístico de Lola Montez, nació en Irlanda en 1820 y murió en 1861. Fue una famosa bailarina y cortesana en la corte de Luis I de Baviera, quien la hizo condesa de Landsfeld.

Publicó en 1858, "Las artes de la belleza; o los secretos del toilette de una dama, con sugerencias hacia los caballeros, sobre el arte de fascinar", contenía recetas para teñir el cabello que se vuelve gris con las canas como ésta:

"10 gramos de ácido gálico, 1 onza de ácido acético y 1 onza de tintura de sesqui-cloruro de hierro". Disolver el ácido gálico en la tintura de sesqui-cloruro de hierro, y luego agregar el ácido acético. Antes de aplicar esta preparación, el cabello debe estar muy bien lavado con agua y jabón. Esta tintura permitirá obtener un color negro, o un color castaño claro. Si se desea el negro, debe aplicarse cuando el cabello está húmedo, y si se desea castaño, cuando ya esté totalmente seco. Aplicar el fluído impregnando con él los dientes de un peine fino, y peinarse suavemente con él". El libro contiene además recetas y métodos para todos los aspectos de la belleza femenina y está dirigido también a los hombres.

"The arts of beauty; or secrets of a lady's toilet, with hints to gentlemen, on the art of fascinating" by Lola Montez; Harvard College Library, 1891.

 

EL ONDEADO "MARCEL":

 

Las mujeres, en 1840, y hasta 1860, usaban rodetes en la parte superior de la cabeza, y combinaban rodetes con rizos que colgaban a los costados de la cara. Adornaban sus cabellos con peinetas, flores, hojas, perlas, o cintas enjoyadas. Solían peinarse también con una raya al medio, y un rodete en la nuca. Cerca de 1860 los rodetes atados en la nuca se volvieron de uso casi general. Los rizos alrededor de la cara eran populares alrededor de 1850. Los rizos y ondulaciones, después de 1860, fueron muy populares entre las mujeres, y usaban ruleros de metal durante la noche para mantener el cabello ondulado. En 1872 el francés Marcel Grateau patentó la "plancha enruladora", que eran unas tenazas de forma de tubo, uno cóncavo y el otro convexo, que se calentaban y mantenían el cabello ondulado. Este invento fue un gran suceso y permitió formar nuevos estilos de peinados, como uno que llevó su nombre, el "ondeado Marcel".

 

 

Cerca de 1880 se comenzó a usar mucho el estilo "pompadour", que consistía en levantar el pelo hacia arriba en la parte central y dejar caer rizos a los costados. Una variante fue el "estilo francés", que era el pelo amontonado en la parte superior de la cabeza y rizos en la frente. El estilo "Gibson Girl" se puso de moda cerca de 1890 y duró hasta entrado el siglo XX. Para lograr el estilo "Gibson Girl", las mujeres se añadían en la parte frontal de la cabeza postizos de pelo, que hacían generalmente de su propio cabello, guardando el que quedaba en sus cepillos en un recipiente de cerámica, bronce, o cristal.

 

 

LOS PRIMEROS SALONES DE BELLEZA

El moderno concepto de salón de belleza femenina fue desarrollado por una canadiense, Martha Matilde Harper (1857-1950), quien de alguna manera inventó también el concepto actual de franquicias en los negocios. En 1882 se mudó a New York y comenzó a fabricar un tónico para el cabello basado en productos naturales, que no le causaba ningún daño al cabello. Con sus primeros 360 dólares de ahorros, comenzó una inteligente carrera empresarial basada en un activo marketing y un gran sentido de la innovación. Abrió su primer salón de belleza, con el lema de "salud es belleza", con lo cual dejaba de lado la idea de vanidad en la belleza y hacía énfasis en la importancia de la buena salud que reflejaría una imagen armónica. Por otro lado, se educó con tutores en el arte de la conversación elegante y las buenas maneras sociales, a la vez que se fue a vivir a uno de los edificios más prestigiosos de Rochester. Para ser ella misma un atractivo para su clientela, se dejó crecer el cabello hasta el suelo, y lo mantenía sano y brillante. En esa época las mujeres hacían sus arreglos capilares en su casa, ayudadas por su personal doméstico, o asistidas por peluqueros o peinadores que iban a domicilio. Martha abrió su salón especialmente para mujeres en Rochester, el "Harper's Salon", que tuvo un éxito inmediato. Cuando otras mujeres quisieron abrir negocios como el de ella, ella ofreció el contrato de franquicias, acompañado de escuelas de peluquería, lo cual se llamó el "Harper's Method". Los contratos incluían la cláusula de que todos los salones debían proveerse de sus productos de belleza en el de Martha. Estableció también una serie de standards para contratar personal y entrenarlo. A fin de siglo ya había cerca 200 salones abiertos en EEUU y en 1920 eran ya 500 incluyendo franquicias en Alemania y Escocia.

 

1) PROCTER & GAMBLE: 

William Procter (1801-1844), un inglés fabricante de velas, se unió en 1837 con su concuñado, James Gamble ( 1803-1891), un irlandés fabricante de jabón, para formar la compañía Procter & Gamble. En 1859 ya estaban vendiendo 1 millón de dólares anuales en productos y fueron los proveedores de las Union Troops en la Guerra Civil de EEUU (1861-1865). En esa época se usaba el "jabón de castilla", en barras, a base de agua, soda cáustica y aceite de oliva. En 1879 P&G introducen un nuevo jabón, el "Ivory Soap", que prometía ser un "99.44% puro" y flotaba en el agua. Esto se debía a que era batido con aire en su fabricación. Era el primer jabón americano parecido a los jabones finos europeos. En 1887 sus operaciones ya incluían una gran variedad de productos,y con el correr de los años se transformaron en una empresa global con un altísimo nivel de operaciones.

 

 

2) LAS PRIMERAS MAQUINAS DE AFEITAR:

Las primeras máquinas rasuradoras se cree que fueron desarrolladas en Alemania por los hermanos Kampfer, en 1880. Hasta entonces se usaban para afeitar navajas de acero, que eran relativamente caras, había que estar afilándolas periódicamente y se oxidaban con el uso continuo. En 1893, King Camp Gillette, (1855-1932), un vendedor de la firma Crown Cork and Seal Co. que fabricaba tapas de botellas, diseña una máquina de afeitar mucho más delgada y liviana, con hojas de afeitar de acero muy fino, descartables, que resultaban mucho más baratas. Las primeras máquinas de afeitar Gillette costaban 5 dólares, que serían como 140 dólares actuales; el sueldo promedio de un trabajador eran entre 40 y 50 dólares por mes. En 1902 se crea la Gillette Safety Razor Company. La compañía fue proveedora del ejército de los EEUU durante la Primera Guerra Mundial. Ya en esa época Glilette estaba vendiendo 70 millones de unidades de hojas de afeitar y cerca de 500 mil unidades de máquinas de afeitar por año. 

 

3) 1890: SE INVENTA EL PRIMER SECADOR DE CABELLO:

 

En 1890, Alexandre Godefroy, en su salón de belleza en Paris, inventa una máquina para secar el cabello en los salones de peluquería. Consistía en una especie de bonete de metal conectado a un tubo flexible que soplaba aire caliente proveniente de una cocina de gas. Este sistema permitió a las mujeres poder secarse el pelo más rápido y conservar el diseño de nuevos tipos de peinados. El tamaño de las máquinas todavía hacían imposible un uso doméstico. En el siglo XX el sistema se perfeccionaría añadiendo una resistencia eléctrica que permitiría transformar el aire frío de entrada en caliente a la salida. Luego se añadirían también termostatos para regular la temperatura y evitar las quemaduras. Y finalmente se desarrollarían secadores portátiles para uso hogareño.

 

 

 

4) FRITZ HENKEL: POMADA PARA EL CABELLO

En 1883, Fritz Henkel (1848-1930), lanza a la venta una pomada para el cabello, para aumentar los ingresos de su compañía Henkel & Cie. fundada en Aachen, Alemania, en 1876 y relocalizada en Düsseldorf. Durante el siglo siguiente, el Henkel Group se convertirá en una de las compañías más importantes del mundo en productos para el cabello.

 

 

5) CHARLES DANA GIBSON:  

Fue el artista gráfico e ilustrador que puso de moda el estilo de cabello "Gibson Girl". Nació en 1867 y murió en 1944; en su carrera profesional trabajó más de 30 años en la revista Life y otras importantes publicaciones norteamericanas. Sus ilustraciones de la vida cotidiana de los norteamericanos mostraban un nuevo tipo de mujer, independiente, bella y muy bien arreglada. El estilo de cabello hizo furor, y se usó hasta después de la Primera Guerra Mundial.

 

6) EL RENACIMIENTO DE LA PROFESION DE BARBERO:

La profesión de barbero se organiza, se revitaliza y vuelve a cobrar importancia. Se comienzan a agrupar en asociaciones de "master barbers", y se implementan standards de higiene, y un mínimo de horas de práctica para ejercer la profesión. Comienzan a trabajar con la asistencia de quiroprácticos y se hacen estudios científicos sobre el cabello y la anatomía del cuero cabelludo. 

-En 1886 la "Barbers' Protective Union" fue fundada en Columbus, Ohio.

-El 5 de Diciembre de 1887 se forma el primer sindicato internacional de barberos, la Journeyman Barbers International Union, que se afilia con la American Federation of Labor y hacen su primera convención en Buffalo, New York.

-Arthur B. Moler abre el primer colegio para graduar barberos profesionales en el mundo, en Chicago, en 1893, el Moler Barber College. A su vez publica varios textos didácticos sobre el estudio del arte de la peluquería, como el "A. B. Moler Barbers' Manual".

- En 1897 la primer licencia oficial de barbero fue entregada en Minnesota. Incluía la exigencia del conocimiento de prácticas sanitarias para la profesión y requería un mínimo de horas de instrucción y educación dentro de ese estado.

 

PUBLICIDAD DEL SIGLO XIX DE PRODUCTOS PARA EL CABELLO:

AVISO DE TINTURA PARA EL CABELLO, 1864 AVISO DE GLICERINA DE COCOA, 1864

Liebestraum - Franz Liszt


Powered by Podbean.com

free web stats