Desde 1901 hasta el año 2000 los cambios y la transformación de costumbres fueron tan grandes, que abarcaron casi todas las posibilidades: desde la elegancia victoriana y clásica del principio de siglo, hasta el desenfado de los cabellos largos de los hippies en los '60, hasta todos los estilos de peinado imaginables: punk, rasta, hippie, etc. Los avances industriales y tecnológicos, únicos en la Historia por su velocidad y desarrollo, se vieron reflejados en diferentes estilos de cabello a lo largo del siglo.

Pero ante todo, es importante destacar que durante el siglo XX -y de allí en adelante-, los que impongan la moda, o sea, los símbolos del "fashion" ya no serán más los príncipes o la nobleza, la aristocracia. El nuevo fenómeno del cinematógrafo, primero el cine mudo y después el hablado, creará, en su penetración masiva y popular, nuevos modelos: los artistas de cine. Ellos serán quienes dicten las tendencias, de ahora en más; a ellos imitará la gente en sus peinados, sus vestimentas y hasta sus modales.

LA INVENCION DE LA PERMANENTE:

A principios del siglo, los cabellos femeninos se usaban todavía relativamente largos, y se ondulaban para obtener una mejor apariencia. El método para el ondeado era el ideado por Marcel Grateau, con una tenaza caliente que sólo servía para cabellos largos. Como los cabellos se comenzaron a usar más cortos, un nuevo método fue necesario para conservar la ondulación. El primero en desarrollar un sistema de ondulado permanente fue el peluquero y peinador alemán Karl Nessler (luego Charles Nestle), en 1905. Patentó en 1906 el sistema en Alemania, que consistía en un complejo de rodillos en los cuales se enrrollaba el pelo, conectados a una máquina que los calentaba por medio de una resistencia eléctrica. Los rodillos se mantenían lejos del cuero cabelludo por un sistema de contrapesos. Primero se aplicaba hidróxido de sodio (soda cáustica) y luego se calentaba. El proceso demoraba unas 6 horas. Nessler probó primero el método en Paris en una mujer, Katharina Laible, a la que le quemó dos veces todo el pelo y parte del cuero cabelludo. Luego se casó con ella. En 1915 Nessler se fue a EEUU y descubrió numerosas falsificaciones de su patente. Entonces abrió salones de belleza en New York y volvió a patentar el sistema perfeccionado, bajo las leyes norteamericanas.

 

Durante la primera década del siglo, los estilos de cabello femenino fueron muy similares a los de fin del siglo XIX: siguieron usándose el ondeado "Marcel" y el estilo "Gibson Girl". La revolución vino después de la Primera Guerra Mundial. Las mujeres comenzaron a usar el pelo corto, no más abajo del lóbulo de las orejas, lo cual fue una verdadera innovación. Este estilo significaba el nuevo modelo de mujer de la época: más independiente, más práctica, con más libertad de movimientos. Este estilo se llamó el

El estilo tuvo numerosas variantes: con el cabello liso, o también ondulado, y con distintos tipos de cortes.

Irene Castle
Mary Pickford
Alice Day
Louise Brooks

En los primeros años del siglo, los hombres seguían usando los mostachos, pero con pelo generalmente corto. A partir de 1920 se puso de moda la cara afeitada y el cabello corto, con un peinado generalmente chato.

1911, Gaston Briand 1925, Rodolfo Valentino 1928, Konrad Veidt 1930, Fred Astaire

La década de 1920-1930 tuvo dos aportes tecnológicos en lo relativo al cabello: el desarrollo del primer secador de pelo portátil y las mejoras en las máquinas de permanentes.

Los primeros secadores de pelo portátiles eran pesados, de cerca de 1 kg., construídos en acero y cinc, y emanaban poca corriente: sólo unos 100 watts, lo que hacía que se necesitara mucho tiempo para el secado. Eran, además, peligrosos por el riesgo de electrocución al entrar en contacto con el agua. Con el correr del tiempo y hasta el día de hoy, irían evolucionando hasta hacerse más potentes y más seguros. Actualmente tienen un sensor que interrumpe el circuito de corriente automáticamente cuando detecta una sobrecarga, y tienen una emanación de calor de 2000 watts.

Las máquinas para permanentes fueron mejoradas en esta década por el suizo Eugene Suter y el español Isidoro Calvete. Ellos desarrollaron un sistema tubular en el cual se insertaban dos bobinas dentro de un tubo de aluminio. El mechón de cabello se enrrollaba adentro del tubo en espiral, y esto permitía que el cabello cerca de la raíz, más grueso, recibiera más calor que el de la punta. Luego hubo variaciones y mejoras en el sistema, como el del checo Josef Mayer en 1924, y la afroamericana Marjorie Joyner en 1928, quien patentó una máquina en el cual el pelo se enrrollaba en cilindros. La compañía de Calvete, ICall, creó en 1934 un sistema en el que los tubos eran desconectados de la corriente al ser aplicados, e iban disminuyendo el calor hasta el final de la operación. En 1938, Arnold F. Willat inventó el "ondulado en frío", que fue un precursor de la permanente actual. El sistema consiste en enrrollar el cabello en rodillos y aplicar una loción reductora de tioglicolato de amonio, el cual corta la cadena proteínica en la queratina que da elasticidad al cabello. Luego se aplica una loción oxidante, peróxido de hidrógeno, que permite darle forma al cabello.

 

 

En 1935 se realizó en Londres un certamen de peinados con permanente, el Hairdressing Fashion Show, y el primer premio fue para una permanente realizada con una ICall Machine de la época. Puede observarse el pelo muy corto, tintura bicolor, y un elegante diseño con un estilo típicamente art-deco..

Durante las décadas de 1930 y 1940, después de la Gran Depresión que afectó a la economía de todo el mundo, en 1929, los estilos femeninos serán algo más naturales, aunque siempre con una tendencia a las permanentes. Los cabellos se usarán más largos, hasta el cuello, y se empezarán a poner de moda las rubias platinadas, como Jean Harlow. Los hombres seguirán usando los cabellos cortos, y generalmente untados con fijadores.

Después de la 2a Guerra Mundial (1939-1945), se producen cambios sociológicos muy importantes, basados en la experiencia inédita hasta el momento del estallido de las bombas nucleares en Hiroshima y Nagasaki. La filosofía existencialista comienza a tomar importancia; una tendencia que marca el absurdo de una existencia que puede desaparecer en cualquier momento, una sensación social de desamparo general y de pérdida de estimación de los valores morales establecidos. Las manifestaciones del existencialismo se dan en la literatura y en el arte en general. Y, por supuesto, se trasladan a la moda y a las costumbres, que siempre son la mejor expresión del pensamiento social. En Francia, Juliette Greco y otros artistas marcan un nuevo estilo de vestirse y peinarse; en las "caves" de Londres, los grupos de música "beatnik" también presentarán un nuevo estilo de disconformidad: cabellos más largos, peinados con flequillos, patillas...el look inicial de los Beatles en los años '60. Los cabellos serán más abiertos, más libres: todo es una manifestación de disconformidad con la prolijidad de las generaciones anteriores. James Dean, en sus filmes Al Este del Paraíso y Rebelde sin Causa pondrá de moda un estilo que repetirán miles de jóvenes de la época. Por ese entonces, otros cabellos se volverán famosos: por ejemplo, el de Marilyn Monroe, la diva indiscutible de los 50. Por ese entonces, Gina Lollobrigida es La Mujer más bella del mundo, como el título de su famoso film de 1955, y otras mujeres usarán el cabello muy corto, como Audrey Hepburn, quien, además, siempre lo conservó de su color natural, castaño, y jamás aceptó teñírselo.

 

 

A fines de los 50 y principios de los '60, el estilo de cabello de Elvis Presley también hace furor y es imitado por muchos jóvenes, con patillas y el pelo levantado hacia arriba en el medio. En 1958, el cabello de Elvis era tan importante, que miles de fans hicieron protestas públicas cuando el cantante entró al servicio militar y le cortaron el pelo en el ejército. Por entonces, además del cine, la televisión comienza a tener gran popularidad y sus imágenes logran influencia en tre la gente. Pero, a diferencia del cine, las imágenes de los locutores y periodistas de TV son prolijas y conservadoras. Pronto, el estilo de la gente en la calle, el más popular, ganará también la imagen televisiva. A principios de los '60 Anthony Perkins es declarado el hombre más sexy del cine, con un estilo de cabello intencionalmente desordenado.

 

La etapa de fines de los años '60 marca otra revolución importante en las costumbres y la moda. Bajo los lemas de "prohibido prohibir" y "la imaginación al poder", miles de jóvenes en distintas partes del mundo se manifiestan contra el sistema de valores recibidos. Los estilos de cabello y de vestimentas se vuelven más audaces, más atrevidos. El movimiento contracultural de los hippies aparece en ese momento: son liberales, pacifistas, se oponen a la guerra de Vietnam y al uso de armas nucleares; "peace and love" es el símbolo de su filosofía. Sus estilos de vestimenta y cabello se popularizan tanto que terminan siendo usados aún por quienes no comparten sus principios. Cerca de 1968, una modelo inglesa marca otro estilo femenino: Twiggy, con su cabello corto y su figura estilizada. En 1967 se presenta la primera ópera rock en escenarios off-Broadway: el musical Hair, que muestra claramente todos los estilos de pelo hippies y también uno que había empezado a estar muy de moda y luego se haría popular: el afro. En este espectáculo, el pelo es la principal forma de exponer la protesta ante los valores sociales. A partir de todos estas manifestaciones culturales, el look de la gente se abrirá a infinitas variaciones, y se aceptarán todos los distintos estilos. Durante los '50 y los '60 Brigitte Bardot aparecía en películas francesas, seduciendo a los espectadores masculinos con su cabello largo y sensual.

La década de los '60, y especialmente sus años finales, marcaron una inflexión en las costumbres y una apertura cultural desconocida hasta entonces. De alguna manera, se rompieron los moldes generalizados hasta ese momento; cada sector social, o cada individuo, adaptó sus vestimentas o sus estilos de cabello a como les pareció que debían usarlo. Los Beatles cambiaron sus looks y en sus últimos trabajos discográficos se los veía con pelos muy largos y barbas frondosas.

 

Durante los '70 la libertad de usar el cabello largo o como mejor quede a la personalidad de cada uno, es prácticamente total. El fenómeno de la música jamaiquina traerá, con Bob Marley una nueva moda, inspirada en el look de la religión rastafari. Bo Derek, en su filme "10", lucía un estilo parecido, con su cabello rubio. En general en esta década los hombres usaban pelo largo, con patillas amplias, en algunos casos barbas, y las mujeres los cabellos muy largos, o permanentes muy armadas, en forma de casco. Farrah Fawcett también impuso un estilo de cabello muy suelto y natural.

Durante la década de los '80, todos estos estilos seguirán presentes, y se agregará uno más; el estilo "yuppie" ("young urban professional"). Una reacción estilística de los jóvenes conservadores que se alínearon en los valores tradicionales del establishment y no compartían las ideas liberales. Eran, por lo general, jóvenes ejecutivos, personal de Wall Street, etc., con un estilo mucho más cuidado y prolijo. En los '80, las mujeres usaron grandes cabelleras, casi siempre arregladas con gel o mousse, y se incorporaron colores más audaces, como el azul o el rojo para las tinturas. Por otro lado, se fueron sectorizando las apariencias de los grupos urbanos, y se pusieron de moda estilos diferentes, más audaces, como el skinhead, el punk, o el gothic. El skinhead fue un estilo de cabello corto, rasurado, que nació a fines de la década del '60 entre la clase trabajadora londinense, como una reacción contraria a los cabellos largos de los hippies. Luego el movimiento se politizó, principalmente hacia la derecha y el neo-nazismo, y finalmente el estilo de cabello se puso de moda entre quien quisiera usarlo. La sub-cultura punk nació cerca de mediados de los años '70 y se expandió con más fuerza en los '80. Era una sub-cultura reaccionaria ante los valores de la sociedad, con tendencia al izquierdismo y liberalismo en política, con valores anti-fashion, anti-capitalistas, anti-racistas, anti-militaristas, anarquistas y vegetarianos. El look punk tiende a impresionar con abundantes tatuajes, y un uso dramático de ropas, joyas, y estilos de cabello, entre los cuales el más conocido es el pelo totalmente rapado en la nuca y a los costados y el pelo levantado al estilo mohicano (mohawk). El jugador inglés David Beckham usó mucho tiempo este estilo de cabello. Durante los '80 los skinheads, cuando viven su más fuerte presencia y revival, se verán influenciados en sus apariencias por el estilo punk. A partir de la década del '80 todos estos estilos urbanos se institucionalizan, perdiendo la fuerza esencial de su mensaje político y social, y se vuelven después simplemente modas, usadas por cualquier persona, sin importar su ideología.

En los '90 se popularizaron estilos más unisex. De hecho, los salones de belleza ya desde años atrás habían tomado la tendencia de ser indistintos para ambos sexos. Uno de los estilos más populares de esa década fue el grunge, que tuvo su máximo exponente en Kurt Cobain, del grupo Nirvana. El pelo se dejaba fibroso y desordenado, y no debía lavarse para que tomara esa forma; los que se lo lavaban, luego se aplicaban pomadas para que pareciera no lavado. Otro estilo, más para mujeres, que fue muy usado por Kate Moss, por ejemplo, fue el heroin chic, que era el cabello también fibroso y muchas veces puntualizado con algas u otros materiales inusuales. Este look era acompañado con un cuerpo muy delgado, piel muy pálida y ojos ojerosos, tendiendo a ser un estilo más bien andrógino. En 1994 Jeniffer Aniston protagoniza el personaje de Rachel en la serie televisiva semanal "Friends" y apareció con un estilo de cabello que muy pronto sería ampliamente popular, el estilo "Rachel". Los hombres comenzaron a usar cortes muy cortos a los costados y el cabello espigado hacia arriba en el medio, armado con gel, y ligeras barbas. Nunca como en esta década se usó tanto la tintura para el pelo. Una forma de tintura de esta época fue teñirse el pelo de colores claros y dejar las raíces oscuras.

Al comenzar el segundo milenio, y hasta hoy, la variedad de estilos es tan amplia como la plena libertad de usar cualquiera de ellos. No hay más valores uniformados, sólo sutiles tendencias generales. La publicidad de los productos para el cabello tienden a enfatizar las individualidades y los estilos personales. En esta etapa está casi todo permitido: desde ser "retro" hasta simplemente clásico o extremadamente audaz.

 

FAMOSOS ESTILISTAS DEL SIGLO XX:

La década de 1920-30 tuvo una estrella indiscutible: Antek Cierplikowski (1885-1976), más conocido por Monsieur Antoine, un polaco emigrado a New York quien fundó el famoso salón Antoine de Paris en la 5ta. Avenida de New York. A él se le atribuye haber puesto de moda el pelo corto cerca de 1910, y fue el creador del estilo "shingle" en 1920. Antoine teñía su propio cabello de lila y el de su perro de azul. También introdujo la idea de hacer vetas de cabello rubio entre los colores más oscuros. En 1930 Antoine era el estilista más importante del mundo, y de su salón salieron generaciones enteras de estilistas. Uno de ellos fue Sidney Guilaroff, (1907-) quien asistió a las estrellas de Hollywood más importantes del momento, como Clark Gable, Lucille Ball, Tyrone Power, Katharine Hepburn, etc.

 

 

 

Un nombre inolvidable en la historia del cabello del siglo XX fue Louis Alexandre Raimon (1922-2008), conocido como Alexandre de Paris. Famoso por haber diseñado el cabello de Liz Taylor en Cleopatra, tenía un salón de primer nivel en Paris y varios resorts en otras ciudades francesas donde los ricos y famosos iban a pasar sus vacaciones. Fue el diseñador de los Duques de Windsor, y trabajó 40 años con las mejores firmas de haute-couture: Christian Dior, Coco Chanel, Yves Saint Laurent. Su amigo Jean Cocteau le diseñó su logo y lo bautizó la "Sphynx de la Coiffure".".

 

En los '40, Maria y Rosy Carita abrieron un distinguido salón en Paris, en el Boulevard Saint-Honoré. Crearon una línea de pelucas y postizos que fue usada por la nobleza de la época, y pusieron su propia marca de productos para el cabello.

 

 

Raymond Bessone, un inglés más conocido por Mr. Teasy Weasy, fue uno de los más famosos estilistas de los años '50 y '60. También conocido como Raymond de Mayfair, por su salón en el elegante barrio londinense, creó un popular estilo "bouffant", que fue usado por muchas actrices de cine, como Diana Dors. Por entonces tenía un show en televisión y criaba caballos de raza.

 

 

 

 

 

Vidal Sasson ( 1928) británico nacionalizado israelí, fue entrenado en los salones de Raymond Bessone y en los '60 se convirtió en el diseñador más célebre. Creó estilos especiales de permanentes geométricas y cortes, que sin llevar ningún tipo de lacas, permanecían armados con el cabello natural. Tuvo su propia línea de productos para el cabello y hoy en día son muy prestigiosas sus escuelas de peluquería.

 

 

 

 

Los hermanos Mascolo (Toni & Guy), fueron famosos en Gran Bretaña en los '70. Abrieron su primer salón en 1963, tienen numerosos premios y una línea de productos propia. Guy Mascolo falleció en Mayo de 2009.

Joshua Galvin trabajó en Vidal Sasoon desde 1961 hasta 1975 y luego abrió su propio salón. Entre sus clientes estuvieron Madonna y la Princesa Diana. Creó una línea de productos llamada "Serum Solutions".

La francesa Charlie, quien inicialmente trabajó con las Hermanas Carita en Paris, se volvió famosa cuando en 1992 la revista Elle le pidió hacer un peinado para Catherine Deneuve. Después de trabajar dentro del salón de Alexandre de Paris, abrió su propio salón, donde ofrecen un completo "re-looking".

Nicky Clarke, con su programa de televisión This Morning, y sus célebres cortes, obtuvo varias veces el premio British Hairdresser of the Year.

Louis Licari es conocido como uno de los mejores expertos en color en los EEUU.

 

LA INDUSTRIA DE PRODUCTOS PARA EL CABELLO EN EL SIGLO XX:

1) SCHWARZKOPF: EL PRIMER SHAMPOO PARA EL CABELLO:

En 1903, Hans Schwarzkopf (1874-1921) lanza a la venta el primer shampoo en polvo para el lavado del cabello. Hasta entonces para lavar el pelo se usaban jabones comunes en barra. El producto se llamaría inicialmente "SCHAUMPON", y llevaría la patente del perfil que lo caracteriza. Schwarzkopf sería luego uno de los mayores productores de productos de belleza en el mundo.

2) L'OREAL:

En 1907, Eugène Schueller, un joven químico francés comienza a fabricar en Paris una tintura para el cabello que llamará "Auréole", y que fabrica y embotella él mismo y lo distribuye en las peluquerías de Paris. En 1909 registra su compañía Société Française de Teintures Inoffensives pour Cheveux. En 1920 todavía era una pequeña compañía, pero hacia 1950 tenía 100 químicos empleados. En 1966 se había expandido a los EEUU y estaba facturando 14 millones de dólares por año.

3) CLAIROL:

La compañía comenzó sus actividades en 1931 con un joven químico norteamericano y su esposa, Lawrence y Joan Gelb, que le pusieron ese nombre por una línea de productos para colorear el cabello que encontraron en Francia y de los cuales compraron los derechos. Joan Gelb llevaba personalmente sus productos a los salones de belleza y por la calidad de ellos lograron competir con la marca de mayor uso en aquel entonces, Roux. En 2004 la compañía había facturado 1.600 millones de dólares en el año.

4) REVLON:

Con una inversión inicial de 300 dólares, en 1932 los hermanos Charles y Joseph Revson y su socio Charles Lachman, quien había inventado una fórmula para encerar las uñas que prometía larga duración, fundaron la compañía Revlon. En 1940 vendían también lápiz de labios, y en 1960 ya figuraban entre las compañías top del mundo en cosméticos.

 


Powered by Podbean.com

1) Raphsody in Blue - George Gerschwin - 2) Red Nichols, Dixieland - 3) As Time goes by, Henry Mancini - 4) The Wall - Pink Floyd
Powered by Podbean.com